DESTACADO OPINIÓN

Cambio calabozo por country

Resumen

“Se puede ir en cana por cualquier motivo, incluso se puede ir en cana sin ningún motivo; pero por corrupto, jamás»

Por Gastón Binet

“Se puede ir en cana por cualquier motivo, incluso se puede ir en cana sin ningún motivo; pero por corrupto, jamás. El que sí va en cana es el ladrón de gallinas. Lo que no se sabe es si va en cana por chorro o por boludo”- frase célebre que el gran Tato Bores nos regaló en 1993.

Sin embargo, esta frase y cada una de las estrofas del tango Cambalache parecen no ser otra cosa que la radiografía de un país infectado y consumido por la más opulenta corrupción desde vaya uno a saber hace cuánto tiempo atrás.

Bolsos voladores, aviones que iban y venían con más bolsos, empresas fantasmas y contratos por obras inexistentes son algunas de las cosas que llevaron a muchos poderosos tras las rejas.

Desde la vuelta del kirchnerismo, más de 70 exfuncionarios y empresarios afines, presos por diferentes casos de corrupción, fueron logrando obtener el beneficio de la domiciliaria escudándose en cuestiones sanitarias y de pandemia.

Lo cierto es que, indudablemente, el pacto de impunidad con sus “compañeros” que tanto negó el Primer mandatario nacional es una realidad, y otro convicto millonario se vio beneficiado, cambiando calabozo por country.

Tras lograr la domiciliaria, Lázaro Báez no contó con el caluroso recibimiento de los vecinos del Ayres del Pilar, quienes en pocas palabras le negaron el ingreso al barrio privado al amigo, al socio y testaferro de la familia Kirchner. El cajero salido del Banco de Santa Cruz en menos de 10 años logró amasar una fortuna, que roza lo ilógico y lo obsceno, a través de operaciones vinculadas al lavado, apropiación indebida de recursos, evasión fiscal, asociación ilícita y encubrimiento, entre otros.

“Levántate y lava”, le dijó Él alguna vez, cuando el ahora empresario compartía una humilde vivienda de barrio y juntaba monedas para llegar a fin de mes; y Lázaro se levantó, y se levantó un imperio económico tan grande que no pudo, no puede y no podrá justificar ante la Justicia, porque no le dan los años de vida para probar que semejante crecimiento patrimonial fue logrado de manera lícita.

No obstante, lo importante no es la historia conocida por todos sino el grave problema judicial que tenemos en el medio. Y es que mientras algunas personas que cometieron el robo más bochornoso de la historia del nuestro país, la Justicia los libera o los manda a descansar en una mansión; pero inicia actuaciones sobre quienes encuentra comprando un paquete de fideos cuando no le tocaba la terminación del DNI, es decir quienes violaron la “cuarentena”.

Es ilógico pensar lo que pasa, si te ven sospechoso de COVID te encierran en una habitación 3×3 sin las condiciones mínimas sanitarias, compartiendo la cueva con personas que también están sospechadas. Es decir, te encierran en un lugar en el que no sabes si te vas a contagiar o no de esta pandemia, pero a los corruptos del poder los sacan del penal para mandarlos a vivir como un jeque. Si eso no es injusticia que alguno me explique qué nombre le ponemos.

Tampoco es descabellado analizar lo que decía Tato Bores, porque mientras la Justicia libera estos delincuentes de guante blanco, esta semana terminó preso un pibe por robarse un shampoo en una conocida farmacia del centro de nuestra ciudad, y esto no se trata de romantizar al que roba menos, porque el que roba debe pagar, sea un shampoo o miles de millones. Aunque en diferente medida, ambos cometieron un acto ilícito.

Realmente esta pandemia nos demostró que Argentina es un Cambalache, donde todo es lo mismo, donde predomina el desorden, y nos da la impresión que aquellos que hoy tienen mayores derechos son quienes van por la vereda de lo fácil, de la corrupción y hasta parece que por eso son premiados con lujos y comodidades, mientras otros estamos presos por un bicho de origen chino que se le escapó a alguno que se comió un murciélago. Parece joda, pero no lo es.

En fin, hoy esta más vigente que nunca decir: “¡No pienses más, sentate a un lao, que a nadie importa si naciste honrao! Es lo mismo el que labura noche y día como un buey que el que vive de los otros, que el que mata o el que cura o está fuera de la ley”.

Abrir
1
Comunicate con nosotros
Hola! te comunicaste con el Portal de Noticias San Luis Real. En que podemos ayudarte?
Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: