DESTACADO OPINIÓN

El fracaso del modelo de «Los Albertos»

Resumen

Las peleas de poder y las viejas recetas de gestión que no dan resultados positivos dejan en evidencia a dos modelos populistas que solo piensan en sí mismos.

El relato de la recuperación económica planteado por el oficialismo nacional y provincial en cada acto pseuproselitista termina cayendo desde se conoce que un tercio de la población de San Luis tienen que cobrar el denominado “nuevo IFE”, porque no llegan a fin de mes.

La falta de gestión del oficialismo nacional y provincial han golpeado muy fuerte a los sanluiseños. Tras dos años de pandemia, lejos de aportar políticas que permitan el sostenimiento de las fuentes laborales del sector privado, el oficialismo se ha dedicado a perseguir y ahogar financieramente a distintos sectores productivos, lo que condujo al inevitable cierre de cientos de comercios, fábricas, entre otros.

A estas recetas, solo se le sumaron como “políticas de ayuda” el otorgamiento de subsidios nacionales que no son otra cosa que pan para hoy y hambre para mañana., Tal es el caso del nuevo Ingreso Familiar de Emergencia.

Asimismo, basta con recordar que, en San Luis, el Gobierno provincial prometió créditos blandos para Pymes y trabajadores públicos, para poder hacer frente a la pandemia, no obstante cientos de Pymes nunca recibieron la ayuda prometida, “solo un grupo selecto de amigos del poder lograron beneficios”, según algunos comerciantes que debieron cerrar.

En esa línea de promesas incumplidas, en 2021 se anunció la exención impositiva para comerciantes, a la cual solo pudo acceder menos del 10% debido a los requerimientos solicitados por el Ejecutivo.

A la falta de políticas de ayuda de los tres niveles del Estado le siguió la persecución a los planes sociales en San Luis, donde primero despidieron a cientos de ellos, algunos sin causa aparente, y luego se los presionó para elegir si continuaban o no en el Plan, el cual a lleva más de 20 años y no ha sabido solucionar el problema de la falta de trabajo en una provincia que se autodefine como “Modelo de Gestión”.

Las disputas de poder, dentro del oficialismo nacional y provincial solo han dejado como resultado una población con un índice de pobreza que ronda el 47,8% y una indigencia del 6% respectivamente. Sin embargo, y pese a la inflación se ha disparado de manera alarmante, desde el oficialismo nacional y provincial se intenta establecer que la recuperación del poder adquisitivos es un hecho y que el reto es parte de una operación mediática de los medios opositores.

Mientras esto pasa, Alberto Fernández toca la guitarra junto a Dylan e imprime nuevos billetes de manera alocada, se pelea con su vice por el control del poder, hace malabares para acordar precios cuidados (que no existen), le pregunta a su analista si debe o no opinar sobre la guerra en Ucrania (trata de estar bien con Dios y con el diablo) y paga un vuelto a la justicia K por la fiestita en pandemia.

En San Luis la situación no es muy diferente, con un gobernador totalmente ajeno de la realidad que hace majestuosas obras faraónicas en donde no hay servicios básicos, donde además tenemos un ministro que habla de la excelente seguridad que existe, mientras los hechos delictivos se multiplican a lo largo y ancho de la provincia, donde además se privatiza la salud y se castiga la libertad de prensa.

Sin lugar a dudas, el modelo nacional y provincial es el mismo, es el modelo que sólo busca retener el poder por el poder mismo, avasallando las instituciones. Un modelo que lejos de buscar respuestas a los problemas reales, solo buscan fantasmas para culpar de su propia ineptitud.

Abrir
1
Comunicate con nosotros
Hola! te comunicaste con el Portal de Noticias San Luis Real. En que podemos ayudarte?
Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: