DESTACADO OPINIÓN

Un primer año para el olvido

Resumen

A pocos días de lo que será el discurso del Jefe Comunal en la sesión inaugural del período de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante, pocas son las expectativas respecto al contenido del mismo.

A pocos días de lo que será el discurso del Jefe Comunal en la sesión inaugural del período de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante, pocas son las expectativas respecto al contenido del mismo, puesto que en su primer año al frente del ejecutivo, estuvo gran parte encerrado por la pandemia, trabajando poco o nada y no existen resultados satisfactorios prácticamente en ningún área.

Este verano y luego de una innumerable cantidad de críticas recibidas, el intendente capitalino, Sergio Tamayo, lanzó un plan de bacheo en la ciudad. La noticia sería aplaudida con bombos y platillos si no fuese por el hecho de que, como mencionamos en una nota anterior, los trabajadores –en gran medida– carecen de los insumos básicos de seguridad, los cuales son obligatorios de acuerdo a lo que establece el estatuto municipal, algo que Tamayo seguramente desconoce.

En tanto que, pese al anunciado plan de bacheo, pocos han sido los resultados a la vista y da la sensación de que lo que en realidad han hecho es un plan para crear la mayor cantidad de cráteres posibles en la ciudad, algo que hoy está beneficiando solamente a quienes trabajan cambiando la amortiguación de aquellos desprevenidos que terminan cayendo en esas grandes trampas.

Desde que asumió la intendencia, lo único en lo que se ha destacado el jefe comunal es en poner multas, aumentar los impuestos, cortar los beneficios a estudiantes y jubilados, y desaparecer. Fuera de eso, se podría considerar que el municipio capitalino es un completo fracaso.

Las calles están en pésimo estado, los árboles se encuentran mal podados y, en muchos casos, las ramas han quedado tiradas en medio de la calle sin que alguien las levante. Lo mismo sucede con las tapas de inspección faltantes en diversos puntos de la ciudad, las cuales son verdaderas trampas mortales en época de lluvias. La calidad del agua tampoco es algo que se destaque y a pesar de que desde el municipio se han denunciado supuestos sabotajes, la calidad del preciado líquido dista mucho de algo que siquiera se pueda dar de tomar a un animal, aunque en el discurso se la tilde de “potable”.

Del pésimo estado de la capital provincial no se le puede endilgar culpa alguna a los trabajadores, quienes diariamente le ponen el pecho a las balas con poco o nada hacen con lo que hay. No obstante, en el municipio Tamayo nombra funcionarios de manera obscena, al punto de que la planta de funcionarios creció exponencialmente.

En consecuencia, suponemos que si no existe por parte de Tamayo una seria autocrítica de su lamentable primer año de gestión, el discurso del Intendente debería durar no más de cinco minutos, siempre y cuando no se nos emocione como el año pasado.

Scroll Up
Abrir
1
Comunicate con nosotros
Hola! te comunicaste con el Portal de Noticias San Luis Real. En que podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: