25 años del atentado a la AMIA

Se cumplen 25 años del trágico atentado en donde una bomba estalló en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina en Buenos Aires. El edificio se vino abajo, dejando 85 personas fallecidas y 300 heridos. Los familiares de las víctimas aún piden justicia.

El 18 de julio de 1994, a las 9:53, una bomba estalló en la sede de AMIA y el edificio se desmoronó dejando 85 víctimas fatales y 300 heridos. Muchas cosas pasaron en la causa judicial de este hecho que conmocionó al país y al mundo: se abrió una causa judicial que hoy tiene 300.000 fojas, de las que sobresalen la impunidad y el dolor. Pero toda la sociedad mantiene un firme reclamo de esclarecimiento y justicia.

Juan José Galeano, juez federal en el momento del hecho, asumió la investigación y afirmó -pocos días después del atentado- que el ataque fue realizado por un terrorista suicida que impactó la entrada de la mutual con su camioneta cargada de explosivos.  

El hallazgo entre los escombros de un block que pertenecía a la trafic que acusaba Galeano, permitieron establecer una línea de investigación. Luego de analizar la parte del vehículo, se identificó al vendedor de la camioneta: Carlos Telleldín, un vendedor de autos usados. Rastreando las llamadas, se encontró que una semana antes del atentado habló con Alberto Kannanore Edul, un empresario de origen sirio ya fallecido.

Luego de varias investigaciones, el juez Galeano cometió numerosas irregularidades en la causa, entre ellas, pagarle 400.000 dólares a Telleldín con fondos de la SIDE para que implicara a un grupo de policías bonaerenses, liderados por el subcomisario Juan José Rivelli, como partícipes en el armado de la camioneta que estalló en la calle Pasteur. Acusado de mal desempeño, el juez que instruyó en la causa del ataque a la AMIA, quedó destituido en 2004 por una comisión de juicio político.

Un año antes, y tras un proceso oral que se prolongó durante meses, Telleldín y los policías quedaron libres de culpa y cargo por el tribunal que los juzgó. La sentencia que benefició a Telleldín fue recurrida y en la actualidad afronta un nuevo juicio acusado como “partícipe necesario” del atentado que se sigue oral en el Tribunal Oral Federal 3.

Luego de esta serie de irregularidades y la destitución de Galeano, la causa pasó a manos del juez que actualmente lleva la investigación: Rodolfo Canicoba Corral. En 2006 pidió la detención de ocho funcionarios iraníes, entre ellos el ex presidente del país Alí Rafsanjani, el embajador Hadi Soleimanpour y el imán Moshen Rabbani.

Este pedido fue desestimado por Irán ya que rechazó las acusaciones por considerar que no estaban correctamente fundamentados y que no existían las pruebas suficientes para probarlo. 

En enero 2013, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner firmó en África “un memorándum de entendimiento” con Irán, que luego ratificó el Congreso Nacional, para que los acusados declaren en la causa en un país neutral o en Teherán. Esto fue rechazado por la comunidad judía y presentaron ante la Justicia una declaración de inconstitucionalidad que resultó avalada por la Sala I de la Cámara Federal. 

El gobierno de la expresidente recurrió esa decisión por considerar que se trata de una medida arbitraria. A poco de asumir, la administración del gobierno actual desistió de seguir con esa apelación y, en consecuencia, el memorando con Irán, que nunca fue aprobado por el Estado Islámico, quedó definitivamente sin efecto.

En tanto, tras 25 años, los familiares de las víctimas luchan contra el olvido y aguardan por una justicia que castigue a los responsables de este atentado.