Carina Di Marco condenada a 18 años de prisión

La mamá de Florencia Di Marco fue declarada culpable de ser “partícipe necesaria” de los abusos que sufrió la nena por parte de su padrastro, Lucas Gómez. 

Este lunes en la última audiencia del juicio por la muerte de Florencia Di Marco, la justicia declaró por unanimidad a Carina Di Marco, madre de la pequeña, culpable por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por aprovechamiento de convivencia preexistente en calidad de partícipe necesario” . 

La Cámara Penal 2, compuesta por Hugo Saá Petrino (presidente), Gustavo Miranda Folch y Fernando De Viana, dictó la sentencia pasadas las 14:30. Di Marco será alojada en el Servicio Penitenciario provincial.

Carina Di Marco y su abogada Karina Mantelli en el momento de la sentencia.

Pasadas las 10:30, pocos minutos después de iniciada la audiencia, el fiscal Fernando Rodríguez pidió la pena de 18 años y seis meses de prisión para la acusada.

Posteriormente, la defensora de Di Marco, Karina Mantelli, pidió la absolución de su defendida en beneficio de la duda “por no estar debidamente acreditados los abusos anteriores”.

El juicio comenzó el ocho de abril, duró cinco días y se retomó hoy. Más de 30 personas declararon en la causa, entre ellos familiares de Di Marco, docentes y autoridades de la institución a la que asistía Florencia en Mendoza, peritos forenses y psicólogos.

Carina Di Marco y Karina Mantelli en las primeras jornadas de audiencias.

El hecho

Florencia fue vista con vida por última vez el 22 de marzo de 2017. Había quedado a cargo de su padrastro porque su madre estaba por dar a luz a un bebé producto de su relación con él.

Gómez denunció la desaparición de la pequeña y sostuvo ante la Policía que la había dejado en la puerta de la escuela y que cuando fue a retirarla al mediodía no la encontró.

Carina Di Marco y Lucas Gómez en la marcha en la que pedían la aparición de Florencia.

Un día después, el cadáver de la niña apareció debajo de un puente en la localidad de Saladillo, donde había sido arrojado. Las pericias forenses determinaron que la niña había sido violada de manera “salvaje” y que murió de asfixia, estrangulada con un lazo.

El 24 de marzo de 2017, Gómez fue detenido como principal sospechoso del crimen. El 10 de mayo del mismo año se suicidó en la cárcel antes de que los estudios de ADN confirmaran que había sido el autor del último abuso a Florencia. De esta manera, la madre de la niña se convirtió en la única imputada por el crimen.