El Gobierno de Rodríguez Saá insiste en aumentar las tarifas y el paro del Interurbano continúa

Tras dos nuevas reuniones con empresarios y sindicalistas, la gestión de Alberto R. Saá volvió a proponer que suba el boleto. Las negociaciones pasaron a un cuarto intermedio.

La medida de fuerza continúa y afecta a miles de usuarios en toda la provincia. Hoy se cumplen 12 días sin servicio interurbano.

En la tarde de este lunes, el ministro de Gobierno, Eduardo Mones Ruiz, recibió a representantes de las empresas y de la Unión de Tranviarios Automotor nacional (UTA). En los anteriores encuentros no había estado presente.

En total fueron dos reuniones las que se realizaron de manera separada: primero con las compañías que poseen corredores cortos, y después con los más largos.

Durante más de dos horas el sector explicó la “mala situación” financiera por la que atraviesan y buscaron, otra vez, que llegara “algún tipo de solución”.

Según señaló el gerente de la empresa Blanca Paloma y tesorero de la Cámara Empresarial, Roberto Pérez, “no han dado ningún tipo de propuesta”.

Durante las conversaciones, la Provincia insistió en autorizar un aumento del 15% y 30% en la tarifa, idea que las empresas rechazan desde el primer momento. Manifiestan que se debe sumar “un aporte por parte del Estado provincial” para que se puedan pagar los sueldos.

“Es imposible continuar de esta manera, creemos que la única salida es la asistencia económica porque de lo contrario se va a tornar inviable el transporte. Todas (las empresas) están ahogadas financieramente”, sostuvo Pérez.

En caso de que lleguen a incrementarse los boletos, “no alcanzaría para pagar los sueldos”, indicó Pérez. Dijo que ese ingreso “se destinaría a combustible, insumos y operatividad”, por lo tanto es insuficiente para cubrir la mayor necesidad de los trabajadores.

“Lo único que resalto como positivo es que el Estado ahora sabe en qué situación estamos”, afirmó.

Respecto al pago de los haberes adeudados a los choferes, las empresas ofrecieron hacerlo en cuotas, pero la iniciativa no prosperó.

Lo cierto es que el problema es cada vez más grave y este lunes el conflicto se desató también en Villa Mercedes.
Choferes del servicio urbano (Sol Bus) comenzaron con asambleas en punta de línea durante dos horas y media. En ese tiempo no hubo colectivos.

Por otra parte UTA ya anunció que no permitirá que las comunas lleven a cabo un plan de contingencia, como el que vienen desarrollando algunas intendencias.

Con un nuevo día de paro en el horizonte, el Gobierno de Rodríguez Saá no da el brazo a torcer y mantiene su postura en no subsidiar el transporte.