El gremialismo busca acuerdos con el nuevo gobierno

A poco menos de un mes de la asunción de Alberto Fernández como presidente de la nación, los máximos dirigentes de la CGT y la UIA se reunieron este miércoles para acordar lo que denominaron “políticas de base” que incluye, entre otras cosas, un acuerdo económico, social y laboral.

Estas conversaciones fueron vistas como un claro acercamiento del sector gremial más duro al nuevo gobierno, luego de haber realizado todo tipo de paros políticos contra la gestión de Mauricio Macri, a quien consideran un enemigo por impulsar las investigaciones contra sectores gremiales asociados a la corrupción.

El encuentro fue en la mañana de este miércoles, en el edificio de la UIA. Por la entidad fabril estuvo su presidente, Miguel Acevedo, y directivos de algunas empresas textiles y alimenticias. Por la central sindical concurrió el secretario general Héctor Daer, el metalúrgico Antonio Caló, José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) y Gerardo Martínez (UOCRA).

En el encuentro también se compartió la preocupación de que cuando Mauricio Macri asista a una cumbre en Brasil podría anunciarse una baja de los aranceles para las importaciones extra Mercosur. “Sería letal para la industria argentina”, apuntaron.

Desde la central obrera, señalaron que el encuentro fue simplemente un intercambio de ideas y aseguraron que luego habrá una instancia técnica con los asesores de la CGT y la UIA.

Fuentes periodísticas señalaron que desde el gremialismo no tienen previsto realizar con el gobierno entrante un pacto antidespidos ni de controles de precios, sino una salida conjunta a la crisis, algo que por supuesto no le ofrecieron al presidente saliente a quien le pararon la producción y la economía con medidas de fuerzas cargadas de tildes políticos.