El máximo tribunal brasilero suspendió el traslado de Lula a San Pablo

El presidente brasilero, detenido y condenado por causas vinculadas a la corrupción, finalmente no será trasladado a una prisión en el interior de San Pablo, luego que el Tribunal Supremo de Brasil suspendiera la medida.

La decisión de trasladarlo había sido aprobada anteriormente por la Justicia Federal, pero fue apelada por la defensa del líder del PT.

La suspensión responde al “habeas corpus” presentado por Cristiano Zanin Martins, quien defiende a Lula en la actualidad. El defensor del ex mandatario había solicitado a la Máxima Corte que el traslado sea suspendido hasta que se analice el recurso presentado por la defensa que podría dejar en libertad al expresidente.

La audiencia sobre la posible excarcelación de Lula, según los abogados, deberá reiniciarse “en breve” por parte de la Segunda Sala del Supremo.

En el recurso presentado, la defensa de Lula cuestionó la orden de la jueza Lebbos, la cual a su entender llega en un momento en el que “nuevas y graves revelaciones sobre la conducta de agentes involucrados en la Operación Lava Jato” salen a la luz, en alusión a las filtraciones de diversos mensajes entre fiscales y jueces responsables de las investigaciones.

Actualmente el ex mandatario, de 73 años, está recluido en una celda especial, de 15 metros cuadrados y adaptada a su condición de expresidente, en el edificio de la Policía Federal en Curitiba, ciudad del sur del país en la que tiene sede el tribunal a cargo de la operación anticorrupción conocida como Lava Jato.