El proyecto de Ley de Alquileres tiene dictamen y podrá tratarse en la próxima sesión

La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados de la Nación acordó emitir dictamen sobre el proyecto de la Ley de Alquileres, que contempla la extensión del contrato a tres años. La actualización anual de ese acuerdo está basado en el aumento de salarios e inflación, y un nuevo sistema de garantías.

La iniciativa que obtuvo el visto bueno de todos los bloques, podrá ser debatida en el recinto en la próxima sesión que se realizará el 20 o 27 de Noviembre, previo a la finalización del período ordinario.

El dictamen fue suscripto por los legisladores de Cambiemos, Frente para la Victoria, Frente Renovador, Red por Argentina, y Argentina Federal, aunque algunos lo hicieron con disidencias parciales como el macrista Pablo Tonelli.

El proyecto fue redactado en base a las iniciativas impulsadas por Lipovetzky, el jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, el titular del interbloque Red por Argentina, Felipe Solá y el diputado del Movimiento Evita Leonardo Grosso.

Los aspectos centrales de la reforma del Código Civil y Comercial referido a la ley de alquileres son la extensión de un contrato de dos a tres años, un nuevo mecanismo de actualización anual -en lugar de semestral- que se calculará en base al aumento de la inflación y el salario.

El acuerdo preveé una fórmula para la actualización de los precios, combinando el IPC (Índice de Precios al Consumidor) con el RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables.

Otro punto clave es que se establece que el inquilino podrá optar por presentar como garantía un aval bancario, seguro de caución, garantía de fianza o personal del locatario, que se documentará con recibo de sueldo certificado de ingresos o cualquier otro medio fehaciente.

En el dictamen consensuado se establece que el inquilino presentará dos propuestas de garantías y el propietario estará obligado a elegir una. También se fija que las expensas extraordinarias deberán ser abonadas por el dueño de la propiedad, y que en caso de rescindir el contrato, el inquilino deberá avisar con tres meses de anticipación para evitar pagar una multa.