Interurbano: Mañana aumenta el boleto y habrá más subas los próximos meses

El Gobierno provincial autorizó el incremento del 15% y 30%. Además, habilitará actualizaciones “progresivas” para los próximos meses.

El Gobierno de la Provincia de San Luis autorizó el incremento, otorgó un préstamo de $35 millones y logró que se levante el paro. El problema de fondo no se soluciona y la gestión de Rodríguez Saá no da el brazo a torcer.

Hasta el momento, el gobernador sigue sin firmar el convenio con la Nación para formar parte del Fondo Compensatorio de Subsidios al Transporte.

“La idea es tener un aumento ahora y otro después de manera progresiva de acuerdo al análisis que haremos”. Así lo aseguró el gerente de Blanca Paloma y tesorero de la Cámara de Transportistas de San Luis, Roberto Pérez.

Estas declaraciones se dan luego del acuerdo que hubo entre el Gobierno provincial, las compañías y la UTA para levantar el paro que transitaba por el día 12.

Allí se resolvió subir la tarifa y que la gestión de Alberto Rodríguez Saá otorgue un préstamo de $35 millones para “solventar sueldos, insumos y operatividad”.

De esta manera, los colectivos de media distancia volvieron a las calles este martes y se dio por terminada la medida de fuerza que afectó a miles de usuarios.

Ante este panorama, Pérez reveló que habrá más ajustes para tener un costo final “real”.

“Habrá una revisión con potenciales aumentos mensuales o bimestrales a los efectos de llegar a junio con una tarifa más blanqueada”, sostuvo en una entrevista con el programa Nada Secreto de Radio Universidad.

A comienzos de enero se produjo el primer tarifazo del año con una suba del 20% al 40% dependiendo del corredor.

Si bien todavía no se publicó en el Boletín Oficial el cuadro tarifario, para graficar la suba un pasaje de la capital a Villa Mercedes pasará a costar de $180 a $200.

Otros de los detalles que contó sobre el acuerdo, fueron las propuestas que le hicieron a la Provincia: quedar exentos del pago de los peajes y que el Gobierno se haga cargo de las desinfecciones de las unidades. Ambas ideas tuvieron “buena aceptación”.

Respecto al dinero que se les fue otorgado sostuvo: “Si bien no se solucionó el problema de base, es un oxigeno que permitirá ir replanteando el sistema”.

Hasta el momento, Rodríguez Saá se negó a firmar el convenio con la Nación para formar parte del Fondo Compensatorio de Subsidios al Transporte para contar con recursos, que se suman a los previstos en el presupuesto nacional.

En este marco de reestructuración, habrá una disminución de frecuencias o una reacomodación de los horarios con el objetivo de “tener una mayor carga de pasajeros”.

Por otro lado, indicó que para hacer frente a la crisis y “soportar el ahogo económico”, todos los transportistas se vieron obligados a vender coches.