Interurbano: un problema del que la provincia se desentiende

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) continúa en pie de guerra ante la falta de pago de los sueldos-con la escala salarial actualizada- de las empresas de transporte interurbano, a pesar de la conciliación obligatoria dictada por Relaciones Laborales a finales de julio.

Mientras las empresas señalan que no pueden hacerle frente a lo solicitado por el gremio, el Gobierno de la provincia permanece ajeno al problema perjudicando no sólo a los trabajadores sino también a los usuarios del servicio.

Desde las empresas, señalan que el gobierno de Alberto Rodríguez Saá no se muestra interesado en brindar una solución al conflicto. En ese sentido, Rosa Gómez -propietaria del Grupo MR, a la que pertenecen María del Rosario, Sol Bus y Line- señaló que los costos para prestar el servicio son imposibles de afrontar.

 “La gente cree que las empresas queremos aumentar, pero el tema es que el costo del servicio tiene un precio y, al haber menos usuarios, se encarece. Y, combustible hay que echar igual”, expresó la empresaria.

Gómez explicó además que para comprar combustible deben destinar “un millón y medio por equipo completo, y, el corte de boleto por turno no supera los 3 mil pesos”. Además, agregó que el costo en sueldos de un chofer supera los 50 mil pesos mensuales.