La anarquista que quiso colocar una bomba en la tumba de Ramón Falcón se negó a declarar

Anahí Esperanza Salcedo, la anarquista que intentó atentar contra la tumba de Ramón  Falcón en el cementerio de la Recoleta junto a un cómplice, Hugo Rodríguez, fue conducida este jueves a los tribunales de Comodoro Py para prestar declaración indagatoria.

La mujer despertó hace poco tiempo de un coma que le produjo la detonación de la bomba que intentaba colocar en el mausoleo de Falcón, la cual estaba equipada con un temporizador de horno y algunos caños amarrados. Dicho artefacto se detonó al momento en que la anarquista la manipulaba, causándole serias lesiones en la cara.

Acompañada por una abogada particular, Salcedo se negó a responder preguntas al juez Julián Ercolini y el fiscal Jorge Di Lello, quienes llevan adelante la investigación del atentado.

Fuentes judiciales señalaron, además, que la detenida tampoco presentó un escrito y agregan que será conducida a la brevedad a la cárcel de mujeres de Ezeiza.

En tanto que su cómplice continúa detenido, así como Marco Viola, el otro joven anarquista que colocó una bomba al mismo tiempo que Rodríguez y Salcedo bajo el auto del juez Claudio Bonadio.

Mientras tanto, un sector del movimiento anarquista la reivindica. A fines de noviembre pasado, en la marcha de repudio al G20 un grupo de encapuchados pintó “Fuerza Anahí, la pólvora te vengará” en una persiana de Plaza Congreso

Un mes después, una pequeña revista llamada Destruir para Destruir comenzó a circular en las redes un pdf con una colección de artículos y columnas. Sus editores anónimos definieron la publicación como “un acto mínimo de complicidad con Marco, Hugo y Anahí”. “Hoy extendemos nuestra complicidad, también, a todos los detenidos que arrastraron las acciones explosivas el pasado mes en Bs As. Que estas palabras por más frágiles que parezcan sirvan como medio para respirar la libertad desenfrenada e ir más allá… por la destrucción de este mundo y sus fantasmas”, continuaron.