La aventura de ”hacer topless” en una playa Argentina


Hace 25 años se inauguraba el primer balneario de la costa atlántica argentina donde las mujeres podían hacer topless. Más de dos décadas después, debido a la cosificación, las mujeres siguen necesitando una playa nudista para poder hacer algo tan simple como tomar sol sin la parte superior de la bikini.

Un 10 de enero de 1994 Moria Casán abría un espacio “libre de prejuicios” y libre de ropa. Playa Franka, fue el primer balneario de la costa atlántica argentina en el que las mujeres podían hacer topless.

Estaba ubicada en Playa Dorada, una localidad del partido de Mar Chiquita, y era administrada por la diva y su entonces marido, Luis Vadalá.

A la iniciativa se le sumó el corte de corpiño, según la actriz significó “el comienzo del corte de prejuicios con respecto a tu propia aceptación”.

“Mi consigna era ‘libertad, inclusión, igualdad de género’ y así lo captaron. Si me acepto me quiero”, expresó.

Moria Casán en Playa Franka – Infobae

Hoy el proyecto de Casán dejó de ser una novedad en nuestro país y uno creería que después de tantos años las mujeres tendrían la libertad de ”hacer topless” en cuanta playa quisieran, no solo en las denominadas ”nudistas”. Sin embargo, estamos aún muy lejos de eso.

Cada año en esta época, alguna mujer es denunciada porque decidió tomar sol sin la parte superior del traje de baño.

En enero del 2017, tres mujeres fueron obligadas a cubrir sus senos y a retirarse de una playa en Necochea, por la queja de un grupo de personas que las acuso de ”exhibicionistas”.

El operativo involucró a casi 20 policías y seis patrulleros, que incluso amenazaron con llevarlas detenidas. El hecho tuvo cientos de voces a favor y en contra, las organizaciones feministas pusieron el grito en el cielo y organizaron un ”tetazo”, una marcha para terminar con la ”mujer como objeto”, bajo la consigna ”nuestros senos no deben ser censurados”.

”Tetazo” en el Obelisco – Noticias del Sur

De haber estado en topless en una revista de espectáculos y chimentos, ¿el escándalo hubiese sido tan grande? ¿las quejas serían tantas?.

Para que no denuncien o juzgen a una mujer cuando está desnuda, pareciera que es necesario primero ponerse a la venta en los medios de comunicación, poner el cuerpo a la orden del patriarcado, que no las quiere ver sin ropa a no ser que sea para consumo erótico.

Con la sexualidad recortada, las mujeres continúan en la lucha contra la violencia machista y por la igualdad de género, sumando cada día otras iguales de importante, como el movimiento por el aborto seguro, legal y gratuito.

Y mientras los veranos sin topless se acumulan, también lo hacen los estereotipos y las ideas socialmente construidas de lo que una mujer debería ser y hacer, pero la lucha feminista contra el patriarcado en todas sus formas continúa.

Puede que pasen otros 25 años antes de que puedan tomar sol sin miedo a ir presas, sin miedo a que alguien piense que lo están habilitando a tocarlas, sin miedo a los prejuicios, sin miedo al macho, pero aun así, sea tarde o sea temprano, será.

Tags : , , , , ,