La CGT le pidió al papa Francisco la beatificación de Eva Perón

Bajo la consigna “Eva Santa del Pueblo”, el gremio justificó la petición hecha al Sumo Pontífice.

Este martes en el marco del centenario del natalicio de la segunda esposa del General Juan Domingo Perón, la Confederación General del Trabajo convocó una actividad para impulsar la beatificación de Eva Perón, bajo la consigna “Eva Santa del Pueblo”. 

Con la presencia del consejo directivo, la CGT emitió un comunicado donde expresó que Evita “entregó su vida en un mandato providencial que fue la misión de rescate de la dignidad de la persona humana en su sentido más trascendente” y que “a cien años de su nacimiento continúa estando en el corazón popular y en los altares del pueblo humilde junto a la Virgen María”.

Eva Perón sintió la misión de venir al mundo para hacer obras de bien que entregó como don al pueblo argentino e iberoamericano y a todos los pueblos con sed de justicia. Su amor no fue complaciente, sino el del difícil y doloroso camino de la Cruz, de hacer justicia y verdad”.

Argumentan en el documento el gremio.

“El pontificado puede alumbrar un camino, si estamos dispuestos a seguir las huellas que dejaron nuestros mejores hombres y mujeres”, sostiene la central obrera en el último párrafo dirigido al papa Francisco.

¿Qué requisitos son necesarios para la beatificación?

En primera instancia, un sacerdote debe postular a un candidato. Si un cura avanzara con la presentación, el candidato debería luego ser declarado venerable por el Vaticano.

Esta condición indispensable en el proceso de canonización cuenta con una serie de etapas donde un tribunal, una comisión de censores y el relator de la causa evalúan escritos y testimonios sobre el postulante para luego elaborar un documento denominado “Positivo” donde se incluyen los principales aspectos de la vida y virtudes de la persona.

Tras ser discutido por una comisión de teólogos, cardenales, obispos y la Congregación para las Causas, el último paso es la firma de un decreto del Santo Padre a través del cual el “siervo de Dios” pasa a ser considerado venerable.

Para culminar con la beatificación, en principio se le debe atribuir al venerable la realización de un milagro. Sin embargo, si la persona fue reconocida como mártir, llegado el caso Francisco puede obviar el milagro ya que no es necesario para su beatificación.

Imagen: Infobae