San Luis Real

Noticias de San Luis Argentina

Lágrimas de cocodrilo y un discurso para el olvido

Con un discurso para el olvido, el Jefe Comunal casi no dio detalles de su plan para el municipio, criticó mucho a Ponce y lloró por críticas de la prensa.

Tras llegar cerca de las 10:30 al Concejo Deliberante, el Jefe comunal mantuvo un breve encuentro con el presidente del cuerpo. Luego de conformarse las comisiones de exterior e interior, los concejales salieron a la calle a recibir al jefe comunal que ya tenía en la vereda de enfrente un comité de bienvenida formado por beneficiarios de los planes Tu Techo Tu Tierra que exigían se dé solución a su problema, así como también jóvenes estudiantes que reclamaban el Boleto Gratuito.

Al comenzar su discurso, Tamayo criticó fuertemente al exintendente Enrique Ponce, a quien acusó de haber dejado la municipalidad en la quiebra. Además, habló de una deuda de casi 300 millones de pesos y de la situación de Transpuntano. Sin embargo, nada dijo acerca de si actuará o no contra el ex jefe comunal, por lo que las denuncias fueron, más que nada, un grito a la tribuna.

Con un breve discurso mal leído en su totalidad, el Jefe comunal no brindó detalles acerca de la puesta en marcha de plan alguno para el mejoramiento de la ciudad.

En ese sentido, sostuvo que habría obras de cloacas, arreglo de calles pero no dijo cómo, ni dónde, y mucho menos dio precisiones acerca de cuanto se destinará para eso.

Tampoco nada dijo acerca de por qué cerró arbitrariamente algunas secretarías sensibles como la de la mujer, ni por qué pese a hablar de ahorro, aumentó la planta de funcionarios en un 35%.

Durante su discurso, Tamayo anunció a viva voz que enviará a la brevedad proyectos al concejo Deliberante para adherir a la llamada ley Micaela, proyectos de ordenanza que establezcan un protocolo para personal que sufre acoso y/o violencia laboral y otro protocolo de actuación para el hogar de Protección Integral para Mujeres en Situación de Violencia. Paradójicamente, todos estos proyectos ya están aprobados por los ediles, y sólo debería ponerlos en práctica, por lo que: o desconoce el trabajo legislativo o no entiende cómo funciona el Concejo Deliberante.

En relación a la recolección de residuos, la cual es muy criticada desde que asumió, Tamayo sostuvo que todo es culpa del vecino que tira la basura en cualquier parte y prometió severas multas a los infractores.

En su alocución y al hablar de la situación del agua, el intendente criticó a la gestión anterior, y afirmó que realizarán la ampliación de una de las plantas potabilizadoras, nuevamente, sin dar mayores precisiones de nada.

Sobre el presupuesto sólo se limitó a decir que enviará al recinto un proyecto para que sea tratado, pero omitió mencionar cuándo se realizará.

Al hablar de los medios de comunicación, el intendente dijo que se dio de baja una serie de contratos de pauta con muchos medios de comunicación. Además, lloró al afirmar que los medios opositores se burlan de él y de su gestión, expresando que esas cosas a él le duelen.

No obstante, al tildar de medios opositores a algunos colegas olvidó enunciar cuáles serían entonces los medios oficialistas (aunque eso no sería noticia).

Todo indica que las críticas emanadas desde pequeños medios independientes, lastiman al Jefe Comunal y no así los grandes multimedios afines al Gobierno provincial, los cuales le arman el discurso y le indican qué se dice y qué no.

En definitiva, el discurso giró en torno a lo dejado por Ponce y no a cuáles serán las acciones a llevar adelante para levantar una ciudad que hoy está abandonada, sin mencionar el berrinche contra los medios críticos.

Sería prudente que para el próximo inicio, el equipo de comunicación del intendente, trabaje en algo más desarrollado, con mayores datos de cómo y cuándo se harán las cosas y con cifras de los costos de las obras a realizar y lo realizado. Eso sí, que el próximo año no olvide llevar al recinto pañuelitos descartables.