Las contradicciones de Alberto Fernández sobre la eliminación del IVA

El candidato a presidente kirchnerista, Alberto Fernández, criticó las medidas anunciadas por el Gobierno nacional para retirar el IVA de la canasta básica aduciendo que “sólo contribuye a desfinanciar a las provincias”.

El candidato a presidente opositor señaló ante los medios nacionales que no le parece razonable reducir el IVA ya que “ello no redundará en una merma de los precios. Seguramente se convertirá en una ganancia adicional para las empresas, por lo que hubiera sido mejor devolver el IVA a los sectores más postergados”.

Estas declaraciones van deliberadamente a contramano de su propio testimonio y de la plataforma electoral que presentó tiempo atrás.

En ese momento, Fernández sostuvo que era necesario suprimir el IVA de los productos de la canasta básica manifestando que “comer es un derecho, no un privilegio”, de modo que la medida era “necesaria y urgente” para combatir el avance de la pobreza y la inflación.

No obstante, en las declaraciones del día viernes, expresó que “las medidas anunciadas por el Gobierno actúan sobre los efectos y no sobre las causas de la crisis económica. Con estas medidas sólo desfinancian a las provincias”.

Preso de sus propias contradicciones, Fernández olvidó mencionar que el mayor desfinanciamiento se produjo durante la presidencia de su compañera de fórmula, a quien en más de una oportunidad criticó y denominó como “populista y demagoga”.

Por último, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner destacó que “la Argentina debe superar la crisis que la mala gestión del Gobierno nacional ha causado y es el presidente quien debe resolverlo con seriedad y despojado de sus ambiciones electorales”.

Días atrás, el Gobierno nacional informó sobre la decisión de eliminar el IVA hasta el 31 de diciembre próximo. Esta medida incluye aceites de girasol, pastas secas, leche, yogures, yerba, mate cocido, té, harinas de trigo, polenta, hortalizas, conservas de frutas y legumbres de todas las marcas que se encuentran en las góndolas. También comprende los productos de las principales firmas que no forman parte de los programas “precios cuidados” y “precios esenciales”.

“Tomé una decisión excepcional que nunca antes se había tomado en la historia de nuestro país”, sostuvo Macri en su cuenta de Twitter al momento de anunciar la medida y aseguró que “será un alivio para millones de argentinos”. De acuerdo a lo informado por el ministro de Producción, Dante Sica, tendrá un costo fiscal de $10.000 millones.

Esta no es la primera vez que el candidato kirchnerista es víctima de sus propias palabras: antes del lanzamiento de su candidatura a presidente, Fernández acusó a Cristina Kirchner de devastar el país y ser instigadora del asesinato del fiscal Nisman para encubrir el memorándum con Irán.