“Los niños de azul y las niñas de rosa”

Polémicas declaraciones de la pastora evangélica Damares Alves, a cargo del ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil.

La ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos en el gobierno de Jair Bolsonaro, Damares Alves, encendió la polémica festejando el inicio de una “nueva era” en Brasil, en la que “niño viste de azul y niña de rosa”.

“¡Atención, atención! Es una nueva era en Brasil: niño viste de azul y niña viste de rosa”, proclamó, muy sonriente, la pastora evangélica de 54 años.

Alves ya había mostrado en reiteradas ocasiones su rechazo a la llamada “ideología de género”, uno de los pilares de la cruzada conservadora que encabeza el ex capitán del Ejército, Bolsonaro.

Abogada, pastora de una iglesia evangélica y contraria al aborto, Alves declaró durante su discurso oficial que “el Estado es laico, pero esta ministra es terriblemente cristiana”, siendo interrumpida por aplausos de los asistentes al acto.

“En este gobierno, la niña será princesa y el niño será príncipe. Nadie va a impedirnos que llamemos a las niñas princesas y a los niños príncipes. Vamos a acabar con el abuso del adoctrinamiento ideológico”, lanzó en otro de los trechos de su extensa intervención.

Al frente de una de las carteras más delicadas del profundamente conservador gobierno de Bolsonaro -que asumió sus funciones el 1 de enero-, Alves es una de las dos únicas mujeres del nuevo gabinete de 22 ministros, donde siete de ellos son militares.

Medios brasileños informaron ayer sobre la publicación del decreto 730/19,  que determina que en el organigrama estatal quedan excluidas todas aquellas dependencias encargadas de llevar adelante políticas orientadas a la comunidad LGTB.

Otro dato en ese sentido es que en las descripciones y directivas a las dependencias no figure el colectivo LGTB como sujeto de protección de sus derechos humanos.