“Los psicópatas violentos se presentan en papel de regalo”

Calu Rivero es una de las pioneras en comprometerse con el cambio de paradigma de los abusos en el medio artístico.

La modelo y actriz regresa el lunes a las 22.30 a Telefe como protagonista de Campanas en la noche, ficción sobre el tema violencia de género, a la que define como “una historia de amor capaz de interpelar al televidente, factor decisivo para que le pusiera el cuerpo desde mi profesión”.

La intérprete, en mayo de 2018 dejó la ciudad de Nueva York, donde reside, para empezar el rodaje de la telenovela escrita por Lily Ann Martin y Jessica Valls, a seis años de su abrupta salida de la exitosa tira Dulce amor, emitida por el mismo canal y luego de haber sido la primera en acusar de acoso al actor Juan Darthés, su pareja en aquella novela.

Antes del estreno de la tira, donde comparte elenco con Federico Amador y Esteban Lamothe en los roles principales, se mostró contenta y segura de la creación, más allá de la campaña de boicot a través de las redes sociales ya emprendida por fanáticos de Darthés.

–¿El contenido de la propuesta la sedujo para volver a la ficción diaria?

–Acá la historia es la única protagonista, por eso asumí la responsabilidad hermosa de actuarla. Aunque integré el staff de Mis amigos de siempre (El Trece) y ya venía regresando a Telefe con participaciones en Fanny, la fan y la serie Sandro de América llegó en el momento justo. Cuando las cosas deben suceder, suceden. Me interesa que le vaya bien al producto en cuanto a rating; pero mi objetivo principal es que el mensaje atraviese al espectador, sobre todo a las mujeres.

–¿Puede resumir el mensaje?

–Lo haré desde las características de mi personaje, Luciana: una chica sensible y conectada con los demás a partir de la vocación de servicio, quien vive una supuesta historia de amor con Lamothe y no es así. Se trata de un vínculo de control, donde por momentos él resulta tan encantador que hasta impresiona como si fuera un ser protector. Pusimos especial énfasis en mostrar cómo los psicópatas violentos tantas veces se presentan envueltos en papel de regalo, dotados de los modales más políticamente correctos. La violencia puede trabajar desde el silencio y minar tu autoestima, no hace falta necesariamente la estridencia. Cualquier mujer va a poder identificarse y verse reflejada en la pantalla, al menos en algunas situaciones como de pretendida seducción y galanteo.