San Luis Real

Noticias de San Luis Argentina

Malvinas, una herida que aún sangra

A 35 años del inicio de la guerra de las Islas Malvinas, nuestros héroes ya no esperan el reconocimiento, hoy ellos esperan ser respetados.

Las Islas Malvinas son la causa de un incesante pedido de justicia por parte de los argentinos desde que fueron arrebatadas en 1833. A partir de entonces, los británicos se apropiaron de este suelo que nos pertenece.

La Organización de las Naciones Unidas –ONU- invitó a poner fin al colonialismo, algo que jamás los sajones pusieron en práctica. El incumplimiento por parte de los ingleses, llevó al conflicto bélico más triste de la historia de nuestro país.

El 2 de abril del año 1982, las tropas argentinas desembarcaron en las islas por órdenes del entonces presidente Leopoldo Fortunato Galtieri. Las patrullas permanecieron durante 74 días, que fueron los días más largos de la vida de los argentinos, hasta el 14 de junio momento en que los pelotones opositores ganaron la guerra.

Muchas madres que vieron a sus hijos partir sin saber el destino que les esperaba, lloraron incesantemente desconcertadas por la decisión tomada por los representantes en ese momento.

Nuestros mártires se batieron en combate, días incontables y noches interminables. El frío y el hambre fueron sus compañeros inseparables, y sin embargo, afrontaron este desafío con la frente en alto.

Varios de ellos dejaron sus vidas y sus almas mezclado en el suelo malvinense. Algunos de ellos partieron con tan solo 18 años, sin preparación, mal alimentados y sin el equipamiento correspondiente para la zona fría.

Fueron presas de una fuerza de más alto calibre en entrenamiento, armamento y recursos militares de todo tipo.

Esta fue una guerra que pudo haberse evitado, a causa de la situación en que se encontraba el país. Se mezclaron los intereses políticos de un gobierno militar  que se hallaba agonizante y necesitaba de alguna manera el apoyo popular.

Un enfrentamiento donde el valor de los jóvenes combatientes marcó por siempre la vida de los argentinos. Muchas viudas, huérfanos y madres lloraron por el infortunio de los hombres que perdieron sus vidas por la patria, 644 en total.

Numerosos de ellos se fueron casi niños y regresaron hombres con vestigios de valentía y arrojo que pusieron en combate. Y la impresión de los destellos de las bombas, el ruido de las ametralladoras que perdurará por siempre en sus memorias.

Se enfrentaron a una potencia que les ganaba en todo los aspectos, aún así tuvieron el valor de enfrentarlos dejando como saldo, una baja de 255 británicos.

Abandonaron aquellas islas, luego de la rendición de las tropas nacionales. Ellos, luego de aquella cruel guerra, tuvieron que sufrir el olvido por parte de las autoridades de este país.

Solo ellos conocen el verdadero significado de lo que es enfrentarse a una situación, donde el peor enemigo está a tu lado, ellos debieron cuidar a los hombres, pero el trato que le dieron los altos jefes no fueron los más apropiados.

Ellos son héroes reales, de carne y hueso, héroes  que saben lo que es luchar contra las adversidades. Contra el gélido viento antártico, con la eterno silencio, con el hambre y el olvido.

Imposible es olvidar a cada titán que dio su sangre allá en el archipiélago y es una obligación homenajearlos, no sólo a aquellos que murieron en combate, sino también a los que volvieron y siguen en vida, a los que no están más y a las familias, que sufrieron antes, durante y las consecuencias de esta atroz guerra

Con el pasar de los años debemos acentuar la verdadera historia, para que las futuras generaciones conozcan el significado de las palabras valentía, orgullo, fuerza y coraje.

Nuestros héroes deben ser reconocidos e inmortalizados eternamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *