¿Por qué se conmemora hoy el Día de San Patricio?

Comenzó como una festividad religiosa, posteriormente, se convirtió en una excusa para bailar música celta, vestirse de verde y beber cerveza.

San Patricio fue en realidad Maewyn Succat, nació en Escocia en el año 387, hijo de padres romanos que vivían en Inglaterra.

Cuando tenía 16 años, el joven fue tomado como prisionero por piratas irlandeses. Vivió seis años en Irlanda como esclavo, donde adoptó todas las costumbres de la Isla Esmeralda. Posteriormente, Maewyn logró fugarse en barco a Francia y comenzó a prepararse para ser sacerdote. Volvió a Irlanda como misionero cristiano.

Se cree que fue el Papa Celestino I quien lo nombró obispo y le encomendó la misión de evangelizar al pueblo irlandés, que entonces profesaba el druidismo, la religión de los antiguos pueblos celtas y bretones. Se considera que fue su obra la que provocó la conversión de esta nación al catolicismo. A él se le atribuye la creación de 700 iglesias y al menos 30 milagros.

Falleció un 17 de marzo hacia el año 461 y es por esto que hoy se conmemora.

El trébol

Según explican los expertos, el religioso tenía una manera particular de explicar el misterio de la Santísima Trinidad. Lo hacía con un trébol de tres hojas, elemento que se convirtió en símbolo nacional y que representa un amuleto de la suerte y la abundancia.

El verde

Actualmente se asocia San Patricio con el color verde, el cual cubre a todas las ciudades donde se conmemora la fecha, pero en las distintas obras de arte que retratan al santo se lo muestra vestido con atuendos azules.

La cerveza

La larga tradición de los irlandeses en la fabricación y consumo de cerveza deja en claro porque esta es la bebida más presente durante la fiesta. 

En San Patricio todos deben probar la cerveza verde, una muestra que se prepara con cerveza de color claro y colorante verde.

La cerveza de cebada característica de Irlanda se bebe en un vaso tradicional de los pubs de Dublín. Otro importante ingrediente de esta celebración es el ‘céilidh’, una danza tradicional irlandesa en la que pueden participar hasta 16 personas y con divertidas competiciones que se alargan durante horas.