San Luis Real

Noticias de San Luis Argentina

Si todos colaboráramos, sería más fácil

En tiempos en el que el Coronavirus se transformó en pandemia mundial, grandes actos de compromiso se han visto por parte de médicos y fuerzas armadas en todo el mundo, en tanto que el comportamiento de los argentinos continúa dando la nota.

Como buenos hijos del rigor, los argentinos desafían a la autoridad, pero se enojan y ofenden cuando la ley los reprende.

Mientras los gobiernos mundiales piden a la población que no salga de sus domicilios, en nuestro país salimos a caminar y paseamos en bicicleta, pensando que “nunca nos tocará a nosotros”.

Lo cierto es que el avance de la enfermedad es inminente y la falta de recursos también. Los supermercadistas, ante el probable desabastecimiento, remarcan todo hacia arriba a más del doble, sin pensar en el flaco bolsillo del laburante.

Desde los gobiernos se pide a la población que colaboren, sin embargo, pocos son los representantes que efectivamente lo hacen.

Desde que la pandemia llegó al país, solo un grupo de legisladores de la oposición anunció la donación del dinero que les da Nación para ayudar a palear el Coronavirus, del resto aún se esperan noticias.  

En San Luis la situación no es distinta. Mientras los ingresos provinciales se cierran, muchos son los que entran y no acatan el aislamiento, poniendo en riesgo al resto de la población, más aún si tenemos en cuenta que esta provincia no cuenta con los recursos necesarios para afrontar una pandemia si esta se dispara de manera masiva.

Basta con decir que Laboratorios Puntanos no se encuentra fabricando alcohol en gel, pese al pedido expreso de varios legisladores, algo que sí realiza la Universidad Nacional de San Luis.

La provincia cuenta con solo 14 respiradores en funcionamiento, por lo que la compra de otros debería ser una prioridad. Mientras que la capacidad hospitalaria es menos que paupérrima, pese a las muchas promesas de mejoras.

Esto podría mejorarse de manera muy rápida si el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, destinara sus gastos reservados (poco menos de 400 mil pesos por día) a la compra de equipamiento para el tratamiento del virus.

A nivel municipal, el intendente, quien está en cuarentena desde que asumió, recién este martes se reunió con los concejales, a quienes les preguntó qué podía hacer. Es claro que un solo bloque presentó alguna propuesta.

En estos tiempos difíciles no habrá soluciones mágicas, no obstante sería muy bueno que el Ejecutivo dé el ejemplo y aporte lo que gasta sin rendir, para contribuir al mejoramiento de las condiciones sanitarias de una provincia que poco tiene de salud pública.

En tanto que, los puntanos debemos sacarnos el sombrero y aplaudir y reconocer, no solo a los médicos que sin nada hacen mucho, sino también a las fuerzas de seguridad y a cada persona que trabaja para que este virus sea controlado y no siga avanzando en San Luis.